domingo, 4 de agosto de 2013

CARTA



Extraviado Sr. Profesional de la Medicina

Asunto: ¿Estás ahí?

Recuerdo que hace algunos años, no muchos, tratabas de encontrar lo que parecían ser infinitas conexiones entre síntomas, enfermedades y tratamientos. El café te acompañó mientras navegabas por millones de palabras que si intentabas pronunciarlas podían dejarte con una hernia en la lengua. Tus ojos se cansaron, pero no podías ir a dormir porque tenías que estudiar para pasar los exámenes.

Admiré tu rol de estudiante porque nunca mi mente sería capaz de comprender como funciona algo tan complejo como el cuerpo humano. Cuando te conocí en tu rol de nuevo profesional noté inmediatamente tu sed de conocimiento y nadie podía negar que querías dedicar tu vida a la salud y a mejorar la calidad de vida de los demás.

En vez de una capa usabas una bata y en vez de un antifaz cubrías tu cara con un tapabocas y estoy seguro que tenías el poder para ser un héroe o lo más cercano a lo que podría llegar un humano con vocación.

Pero permitiste que aquellos cuya única meta es acumular dinero te enseñaran otra forma de ver la vida. Te acomodaste a una forma de pensar, en la que la vida no ocupa ninguno de los primeros puestos en la lista de tus objetivos y así dejaste que arrojaran a la basura tus trasnochos e investigaciones. Te pregunto ¿De qué sirvió tanto estudio, si te resumiste a tu escritorio para diagnosticar basado en lo que un paciente que no sabe de medicina te diga y a atacar los síntomas sin preocuparte por la causa de los males?, ¿Te has dado cuenta de que caíste en un cliché que se volvió chiste y que ha dejado víctimas?, No sé si lo sepas, pero las personas dicen la siguiente frase: “Para que voy a ir donde el médico si yo sé que me va a recetar acetaminofén”.

Sí, es verdad, te permitiste pasa de ser un héroe en potencia a ser un chiste lamentable. Yo no tengo conocimientos médicos, y por eso me da mucha lidia entender cómo es posible que sin utilizar una ayuda diagnostica puedas saber que puedes recetar el mismo medicamento barato para tratar fiebre, vómito, dolor lumbar, sangre en la orina, dolor en el pecho, mareos y muchos otros síntomas más. ¿Acaso las causas de estos síntomas no pueden ser cientos? Y si todo se resume al mismo medicamento ¿por qué los vademécum tienen tantas páginas y su carrera es tan larga?.

Pero ya es suficiente de hablar de los síntomas, quiero hablar de las causas, porque no basta con mostrar en palabras lo que todos logramos ver cuando vamos a una cita; eso sería el equivalente a la forma de diagnosticar que adoptaron. Hubo un ente con el poder y la ignorancia suficientes para definir que en 15 minutos un médico debía atender a un paciente y se encargó de determinar que los problemas de salud de una persona caben dentro de un presupuesto y que si no caben se pueden dilatar hasta el siguiente mes donde habrá un nuevo presupuesto, que seguramente tampoco será suficiente.

Pusimos nuestra salud en las manos de un sistema que impone las reglas sin tener en cuenta la voz de quienes en realidad saben del tema y donde estos últimos perdieron las ganas de intentar ser escuchados. Ustedes señores médicos hicieron un juramento (si es que aún lo hacen) y hoy deberían tener la garganta desgarrada por imponer su voz frente a la de los “Administradores” de ese sistema. Nosotros los apoyaremos pero son ustedes quienes deben poner los argumentos, sus estudios sirven para mucho más que dar la orden de impresión de un diploma. Son ustedes los que pueden callar cualquier justificación del estado, pues aunque hoy ni ustedes mismos lo crean, son ustedes quienes tienen el más completo conocimiento de lo que necesitan sus pacientes.

Yo quiero volver a verlos con admiración y saber que en ustedes encontraremos personas comprometidas con nuestro bienestar. 

Muchas gracias por su atención… durante la lectura y espero algún día poderles decir: “Muchas gracias por la atención médica”


2 comentarios:

  1. Muy buena la carta Orrego, me deleité CON LA LECTURA de principio a fin. Veo que estamos en manos de políticos con mala voluntad política y a los científicos no se les da el reconocimiento que merecen. Quizá sea una de las causas por las que vemos que estos problemas se decantan en situaciones como las que planteas ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que todo sistema necesita que sus partes estén orientadas hacia un mismo objetivo, pero mientras unos estén buscando riqueza, otros dignidad y otros satisfacción personal, no hay forma de llegar a alguna parte. ¡Gracias por tus comentarios! saludos

      Eliminar